NOSOTROS


Agua Bendita empezó con el sueño de Catalina Álvarez y Mariana Hinestroza, dos mujeres colombianas que, apasionadas por el diseño, decidieron crear vestidos de baño únicos y exclusivos para contarle al mundo su historia, mediante la mezcla de detalles, diseño contemporáneo y artesanía.

Una mentalidad emprendedora y sin límites es lo que ha impulsado a que sus creadoras tomen riesgos con la marca, a que busquen siempre maneras creativas de expresar la esencia de Agua Bendita hacia una mujer global. Creer firmemente en sus sueños sin temor al fracaso, es lo que ha permitido a la marca contar con modelos de talla mundial como Bar Refaeli, Irina Shayk, Izabel Goulart, Candice Swanepoel, Sara Sampaio y Kendall Jenner, y dejar huella en el mercado internacional.

Las piezas de Agua Bendita son la unión de la pasión de sus diseñadoras y la originalidad del trabajo manual de cientos de mujeres cabeza de familia que están detrás de cada pieza.


"Creemos que con trabajo social hacemos un mundo mejor, nos apasiona todo lo hecho a mano".
Catalina Álvarez y Mariana Hinestroza


HISTORIA




Agua Bendita empezó en el año 2003 vendiendo vestidos de baño a familiares y amigos de Catalina y Mariana. Nuestra primera oficina y planta de producción era la casa de Catalina.

.


FUNDADORAS


Catalina y Mariana son dos amigas que creyeron en un mismo sueño. Entraron a la universidad a estudiar Diseño de Modas, sin saber que juntas lograrían unir su talento para convertirse en las fundadoras y diseñadoras de su propia marca. Agua Bendita nació en un salón de clases, con retazos de telas, con la máquina de coser de la abuela de Catalina. La creatividad de ambas se despertó al convertir esos pequeños trozos de tela en la confección de vestidos de baño y prendas originales y llenos de detalles manuales.

Desde el principio, Catalina y Mariana rompieron los moldes que habían aprendido en sus clases de figurín y patronaje, y se lanzaron a crear piezas únicas con telas, texturas y formas completamente diferentes a lo que se conocía en Medellín, la ciudad en la que ambas nacieron.

Apasionadas por el trabajo manual e influenciadas por su cultura, Catalina y Mariana le dieron vida a su sueño. Inicialmente sus prendas las diseñaban en la casa de Catalina y se las llevaban a una modista para que las confeccionara, pero con el tiempo, una sola costurera no era suficiente para seguir cumpliendo su sueño. Ambas diseñadoras siempre han tenido un gran sentido de pertenencia por su tierra y por su gente, y sabían que Agua Bendita podría ser el lugar en donde muchas otras mujeres lograrían sus sueños. Por eso, poco a poco fueron construyendo el mundo detrás de Agua Bendita. El lugar de trabajo de cientos de mujeres que les imprimen el sello artesanal y exclusivo a las prendas de vestir que ahora lucen miles de mujeres en más de 50 países en donde ya tenemos presencia.

Catalina es una mujer alegre, carismática, y muy creativa. Su vida gira en torno a crear las colecciones con Mariana y a compartir con sus dos hijos, Valerio y Alegría. Y Mariana es una gran deportista, su disciplina la llevó a practicar ballet durante muchos años y a ser una talentosa diseñadora. Es la mamá de Valentino y una mujer de un carácter fuerte, pero con un corazón inmenso que siempre busca ayudar a los demás.

Así, Catalina y Mariana comparten su vida como socias, amigas, diseñadoras y madres.